Alfonso Milá, el discreto y esencial segundo plano

 

Si Alfonso Milá y Lepoldo Pomés no hubieran sido amigos, no existiría el Flash Flash. Si no les hubiera gustado viajar y comer bien, lo que para ellos significaba, comer sencillo pero con elegancia, tampoco.

El Flash tampoco hubiera sido lo que es si Alfonso Milá no hubiera sido el socio de Federico Correa, una alianza de arquitectos complementarios que trabajaron mucho y bien, especialmente en Barcelona. El local de nuestro restaurante es un claro ejemplo.

El proyecto salió de la cabeza de Federico pero fue Alfonso quien, no solo lo perfeccionó, sino que lo hizo posible.

Su obsesión, por ejemplo, con el ruido, le llevó a investigar todo tipo de materiales para que un techo tan bajo como el del Flash absorbiera el sonido de las conversaciones. El resultado es impecable. Se puede hablar sin alzar la voz.

Era un perfeccionista. Sabía que la excelencia está en los detalles. Y vivía sobre este principio, que le servía muy bien en su profesión de arquitecto, pero asimismo para afrontar las tareas más cotidianas. Quienes lo vieron hacer una tortilla francesa no olvidan la pulcritud con la que terminaba de envolverla sobre sí misma. La forma debía ser perfectamente ovalada y la superficie quedar libre de cualquier arruga o impureza.

Mientras Federico Correa diseñaba los proyectos, Alfonso los ejecutaba. Le gustaba pisar la obra y encontrar allí soluciones que en el papel no habían surgido. El estadio Olímpico Lluís Companys de Barcelona o el museo Episcopal de Vic, por mencionar, dos edificios, incorporan las aportaciones de Alfonso Milá con la discreción que él procuró mantener siempre.

Siendo una persona muy empática y bromista, un gran imitador de animales, prefería mantener siempre un discreto segundo plano, rodeado y protegido por sus familiares y amigos más íntimos. No buscaba del estrellato, sino todo lo contrario. Era feliz viendo desde un segundo plano como la vida giraba a su alrededor.

Gabo diciendo adiós, por Ignacio Martínez de Pisón

No recuerdo la primera vez que estuve en el Flash Flash, lo que quiere decir que forma parte de mi vida desde siempre, como los amigos antiguos o las costumbres a las que ya no renunciaremos. Cuando empecé a frecuentarlo, allá por los años ochenta, era muy consciente de que no mucho antes lo habían frecuentado los mejores escritores latinoamericanos, lo que te hacía sentir en conexión con lo mejor de la cultura en español (y sin duda mejoraba el sabor de las hamburguesas con alcaparras y las tortillas de bacalao). Creo recordar que Xavi Ayén reproduce en Aquellos años del boom una foto del matrimonio García Márquez en el Flash Flash.

Alfonso Milá, Cecilia Santo Domingo, Gabriel García Márquez y Mercedes Barcha en Barcelona
Foto de Mercedes Milá.
 

Seguir leyendo

El álbum de Soria

Soria guarda en su casa de Esplugues un álbum con decenas de fotos, retratos de sus amigos, los clientes del Flash Flash.

Amigo y cliente son dos palabras que no suelen ir juntas, pero esta relación no es infrecuente en un restaurante. Es verdad que hay una relación desigual entre el que sirve y el que come, pero si la comida es buena y el ambiente es bueno es fácil que aflore la felicidad y, a partir de ahí, se consolide una relación cordial, incluso de confianza.

 

El álbum de Soria

Seguir leyendo

Bea Sarrias, retratista de edificios

Bea Sarrias no solo pinta edificios, los retrata. Hay una diferencia. El retrato, de alguna manera, intenta ir mucho más allá. No se limita a reflejar la superficie sino que persigue la esencia del sujeto, en este caso, del edificio.

En las pinturas de Bea Sarrias, los edificios tienen personalidad porque tienen luz. Ella cree que esta luz es una herramienta fundamental de la arquitectura y si ella retrata edificios es porque quiere pintar esa luz.

 

Seguir leyendo

El comedor de la familia Segura Campins

Puede que a muchos faranduleros les cueste creerlo, pero el Flash Flash siempre ha sido un restaurante familiar. Los primeros clientes fueron un padre y su hijo, que se sentaron en la barra y pidieron un refresco. Tortillas y hamburguesas son platos de fuerte satisfacción infantil, y por eso gustan tanto también a los mayores.

De las muchas familias que han hecho del Flash su comedor particular para celebraciones y reencuentros, hemos escogido a la Segura Campins, tres generaciones en una misma mesa.

Foto de Poldo Pomés

Seguir leyendo

Lara Zaballa - Tortilla de patatas

Los gallegos son unos maestros de la tortilla de patatas por dos razones, porque tienen talento culinario para sacar el máximo sabor a los platos más sencillos y también porque disponen de productos de primera calidad, en este caso, las patatas y los huevos.

La cocinera Lara Zaballa, del restaurante Norte, en Barcelona, nació en Vigo y allí aprendió a comer tortillas y empanadas. Le gusta que estén poco hechas pero que “no sangren huevo”. Utiliza patatas kennebec, si es posible, de secano para que no  suelten mucha agua, y las tiene confitando en aceite, a muy baja temperatura, durante una hora. Si se forma una costra de patata frita en la sartén, mejor que mejor.

Una vez hechas, escurre el aceite y mezcla las patatas en caliente con el huevo batido. La tortilla la hace en una sartén nueva y tiene un truco para darle la vuelta: la tapa que se utilice para girarla ha de estar un poco mojada.

 

 

Flash Film Morrosko Vila-San-Juan

El Mirador del Flash, la foto finish de 1995 

Morrosko Vila-San-Juan dirigió El Mirador del Flash, un periódico inspirado en La Vanguardia que el Flash Flash editó en 1995 y regaló a sus clientes y amigos con motivo de los 25 años del restaurante.
El reportaje principal del Mirador, que  firmó el propio Morrosko, explicaba una semana en la vida del Flash. Durante siete días, al mediodía y por la noche, se instaló en un rincón del restaurante a mirar y preguntar. Le tomó el pulso al local hablando con los clientes y el personal. El resultado fue “la foto finish de la Barcelona de 1995, una Barcelona todavía muy optimista y feliz”.

Seguir leyendo

Daniel, maestro de la luz

El logo del Flash Flash lo dibujó el gran realizador y productor de publicidad Francisco Daniel. Decimos dibujó porque está hecho con plumilla y tiralíneas, un trabajo de precisión con herramientas artesanales.

Seguir leyendo

"Queridos flasheros, hoy nos comeríamos vuestro hígado"

Texto por Xavier Mas de Xaxàs - El 2021 viene a buscarnos y después de lo que nos ha pasado con el 2020 no tenemos muchas ganas de darle la mano y salir a pasear con él.

Pero aquí está y es inútil resistirse. Aún no dominamos el tiempo para plegarlo a nuestro antojo.

Aunque todo lo malo siempre es susceptible de empeorar, en el Flash Flash ya sabéis que somos inmunes al desaliento y estamos convencidos de que este 2021 va a ser un gran año, no sólo porque domesticaremos a la Covid-19 sino porque iniciaremos un camino que ha de llevarnos a un mundo más justo, igualitario y sostenible.

Seguir leyendo

El homenaje a la fotografía de Emilio Lecuona

Cuando empezó a alejarse de la pintura y la escultura para caer en manos de la fotografía y el vídeo, el artista Emilo Lecuona no tenía una cámara con cara y ojos, y componía fotograma a fotograma. A esta cadena de imágenes le daba velocidad para obtener una composición animada. Ahora ha recuperado esta técnica para crear el vídeo de los 50 años del Flash Flash y el resultado es la sintetización de todo lo que el restaurante ha representado durante este tiempo. “Quería hacer un homenaje a la fotografía, que yo creo que es una de las esencias del Flash”, explica. “Las imágenes de mi composición pueden entenderse como los sustratos que explican la gran idea que es el Flash”. 

Seguir leyendo