El Flash
de Barcelona

Las tortillas
De las más de 50 que figuran en la carta se han revelado como estrellas por cifras de ventas.
La panadera*, La de las niñas*,
La guisada*, La Vilafranca*,
La Margarita*.

 

Dada la diversidad de clientes, las restantes tortillas no les quedan a la zaga; hay quien prefiere las tortillas de verduras o el pastel de tortillas o alguna de las tortillas dulces como postre.


La variedad de tortillas del Flash Flash es ilimitada puesto que cada día el Flash Flash ofrece se encuentra la sorpresa de una tortilla nueva de temporada u otra creada por el chef en la carta de los platos del día.

 

La tarta de queso
La tarta de queso del Flash Flash está presente en la carta desde el primer día. Multitud de clientes la han proclamado y la proclaman como un must indiscutible del Flash Flash.

 

Las tartas de Kristin.
Pomés era un entusiasta de las tartas y pasteles de Johanne, la madre de Karin y Kristin. Le propuso a Kristin que aprendiera de tan cercana maestra y complementar después sus conocimientos en una de las más famosas pastelerías de Viena. Funcionó y de qué manera. El obrador de Kristin suministra al Flash desde 1970 todas las tartas alemanas: la Sacher, la Selva Negra,
las tartas de fruta, la de cabello de ángel, día a día, con la misma inalterable calidad. Pomés sostiene que en la propia Viena se podrá encontrar una Sacher o una Selva Negra igual pero mejor, imposible.

 

Las Hamburguesas
La hamburguesa del Flash fué una gloriosa aportación de Cecilia, nuestra llorada amiga y esposa de Alfonso Milá. Ella estudió en Nueva York y allí descubrió la que después sería nuestra hamburguesa. Fue en un pequeño bar- restaurante frecuentado por neoyorkinos expertos donde se tomaban copas y se podían comer sólo ensaladas y una extraordinaria hamburguesa. Cecilia la probó y le gustó tanto que volvió varias veces. Se hizo amiga de la casa y aprendió a hacerla.
Antes de inaugurar el Flash, Cecilia estuvo varios días en nuestra cocina enseñando y controlando su preparación. No bastaba con emplear la mejor pieza de la ternera o del buey; había que cortar la carne de una determinada manera, eliminar cualquier imperfección, amasar, aderezar. Se aplicó el amor en cada detalle.
Las hamburguesas del Flash Flash fueron pronto tan famosas como las tortillas. A mediados de los años setenta Paul Newman diría, en nuestro Flash Flash, que había comido la mejor hamburguesa de su vida.

 

El bufete de Ensaladas.
La idea del bufete de ensaladas del flash proviene de un viaje a Alemania. En un moderno restaurante de Frankfurt, Pomés se entusiasmó con los espléndidos carros de ensaladas. Pensó que las ensaladas podían ser el complemento ideal para las tortillas.
Así fue como en Barcelona el Flash Flash se convirtió en el primer restaurante con bufete de ensaladas variadas, renovadas y frescas cada día donde el cliente puede pedir las combinaciones que prefiera.